¿Syriza contra el capital?

El campo de juego del reformismo, en un contexto de crisis como el que vivimos, es muy pequeño

Aún cuando el capitalismo no estaba formado, cuando se estaba produciendo la acumulación originaria del capital y el feudalismo estaba muriendo para dejar paso al nuevo sistema, la economía ya funcionaba de acuerdo a sus propias reglas.

Independientemente de aquello que dijesen las leyes el nuevo sistema económico funcionaba. De hecho, funcionaba tan bien y arrasaba de tal manera que se hizo alguna ley para proteger el viejo mundo feudal, pues los cambios sociales fruto de los cambios económicos eran demasiado rápidos: fue en vano, el capitalismo avanzaba y avanzaba, y las leyes eran papel mojado: nada podían hacer contra la voluntad y el ciclo del capital.

Al otro lado del océano, sin embargo, en el nuevo mundo, la libertad no estaba siendo comprendida y los colonos se apropiaban de la tierra. Escapaban del viejo continente, pero pronto la sacrosanta libertad de mercado, en forma de ley y de represión, se impuso a la voluntad individual: la tierra fue privatizada y pasó a tener dueño. La ley fue infalible.

Así se impuso el capitalismo: en Europa a pesar de algunas leyes, en América con el favor de las leyes.

Desde entonces, todo gobierno ha tenido dos opciones: dar cobertura legal al capital o luchar contra el capital. Syriza tiene estas dos opciones: o hace al pueblo gobierno –repito: hace al pueblo gobierno, pues no se trata de gobernar para el pueblo- y crea un fuerte movimiento popular que permita implantar el socialismo, destruyendo el estado burgués y creando las instituciones de la clase trabajadora o la economía capitalista griega seguirá funcionando en función de sus necesidades, por mucho que el gobierno haga una ley para esto y otra para aquello.

El capitalismo se impuso a sangre y fuego. El capitalismo ha pervivido cientos de años a sangre y fuego. Syriza, ¿sabe que el capitalismo va a morir a sangre y fuego? ¿Y el pueblo griego, confía en la democracia burguesa y sus instituciones y mecanismos, o está dispuesto a enfrentar el capitalismo en una batalla a sangre y fuego?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *