La justicia contra Alfon

Y llegamos hasta el presente: la justicia de nuestra época es la justicia del siglo pasado, la justicia de la burguesía.

Alfon es detenido en 2012, en el marco de una huelga general, mientras la crisis capitalista hace que se tambalee toda la estructura política y social de dominación de la burguesía: el bloque popular avanza, y lo hará hasta noviembre de 2014, momento álgido en el que al carecer de organización cae en el electoralismo y el movimiento se detiene. El día 25 será juzgado.

Jaurès, Gramsci, Grimau: tres nombres, tres lugares, tres momentos, tres ejemplos de la justicia de la burguesía. Burguesía a la que no le tembló el pulso para justificar explícitamente el asesinato de Jean Jaurès; no le tembló el pulso para llevar al fascismo a los gobiernos y frenar el movimiento obrero, no le tembló el pulso para alentar campos de exterminio y aniquilar comunistas.

Jaurès, Gramsci, Grimau: son una pequeña muestra de la historia de la incuantificable violencia de la burguesía por mantener el viejo mundo y su posición de poder que le permite controlar el poder judicial y su posición hegemónica que le permite hacer creer a las clases sociales subordinadas que los poderes de los estados son independientes y neutros.

Lo sé. Alfon no es Jaurès, Gramsci, Grimau. Por él no hay grandes campañas internacionales: no es ningún dirigente teórico ni de masas. Pero Alfon es mucho más importante, es la esencia sin la cual no hay Jaurès, Gramsci ni Grimau: es clase trabajadora. La misma clase que fue aniquilada en Francia, Italia o el Estado español, la misma que es asesinada en Honduras, Palestina o Siria. La misma que es juzgada y condenada por la burguesía cada día.

Abandonada la teoría marxista del estado incluso por la izquierda abertzale, Alfon y la clase trabajadora del Estado español carecen de organización para enfrentarse al poder. La espada cae y enseña que el siglo XXI es como el siglo XX, pura lucha de clases, criminalización del movimiento obrero, burguesía contra proletariado, sentencias ejemplarizantes: Alfon es condenado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *